Cargando...
Repsol y las pymes peruanas, una relación con visos de crecimiento

Repsol y las pymes peruanas, una relación con visos de crecimiento

Ángel Bautista, director de Relaciones Internacionales de la empresa, mostró el interés de la compañía en aumentar la cooperación bilateral

26 octubre 2021

Sin ser un rascacielos, la sede de Repsol en Madrid impone con todo su esplendor. Un jardín central habilitado para el trabajo y una estructura basada en prismas metálicos sostienen toda la estructura. De esta manera permite una mayor capacidad en los espacios interiores, que dan una sensación de transparencia y frescura que conjuga a la perfección con el espacio verde. En cuanto los rayos del sol llegan a los árboles, a uno se le llega a olvidar de que se encuentra en Méndez Álvaro, en el centro de Madrid. 

Indira Huilca, Inés Melchor y Ana María Choquehuanca pudieron admirar todo este espacio de vanguardia arquitectónica acompañadas por el Presidente de la Fundación Consejo España-Perú, Pedro Miras, Director Asuntos Institucionales y Organismos y del Gabinete de Presidencia de la compañía energética, y el director de Relaciones internacionales, Ángel Bautista.

El recorrido sirvió de preludio para una muy fructífera reunión, a la que se unieron Víctor Baz, Subdirector de Relaciones Internacionales, y Mónica Santafé, especialista del mismo departamento corporativo.

Repsol tiene importantes inversiones en el país andino, donde además alberga sus principales centros de producción y refinamiento en el continente americano. Dada la importancia del país para la compañía se comprende que ostente la presidencia de la Fundación Consejo España-Perú, desde la que colabora para convertirla en un elemento vehicular sólido y activo para estrechar los lazos con el país.

Tras una introducción inicial de la compañía, las invitadas al Programa Líderes se mostraron muy interesadas en profundizar en los planes de Repsol en el país y se inició un diálogo muy activo, tanto, que los contactos y las oportunidades no tardaron en aflorar. Ana María Choquehuanca expresó su interés para que exista una cooperación entre la Asociación de la Pequeña y mediana empresa del Perú, la cual preside, y la multinacional española.

El objetivo sería que tanto la Asociación como la empresa potencien la industria peruana a través de la coordinación de un plan empresarial transversal que incentive la creación de compañías dedicadas a la producción circular de energía. Ambas partes se mostraron muy interesadas en hacer que el proyecto echara a andar cuanto antes.

Repsol se definió como una empresa firmemente comprometida con la descarbonización de los hidrocarburos para facilitar una senda hacia una transición ecológica que respete y preserve el medio ambiente. 

Los proyectos de economía circular que estudia e implementa se basan en la producción de energía limpia a través del aprovechamiento de residuos. El impacto positivo, de esa manera, es triple: reduce la cantidad de residuos, produce energías limpias y favorece la creación de un tejido empresarial local que se encargue del procesado la materia orgánica procedente de la basura. 

Además, Indira Huilca agradeció la oportunidad de poder escuchar de primera mano los compromisos que Repsol tiene con las poblaciones locales. Animó también a la compañía a aumentar su comunicación en ese aspecto para que su imagen pueda verse más beneficiada frente a las sensibilidades que recelan de las grandes multinacionales, pasando por alto sus aportes a las economías y entornos locales. Ángel Bautista sintetizo así la voluntad de la empresa: “Nunca vamos a estar en un sitio donde no quieran que estemos”.

Tanto la empresa como las líderes mostraron en todo momento su sintonía y determinación a la hora de afirmar que, sea lo que sea que venga en un futuro, todo debe pasar por el diálogo respetuoso. La única vía es que Repsol y la sociedad civil peruana se conozcan mejor para hacer lo más beneficiosa posible cualquier colaboración.



Galería de imágenes